Matadero Madrid apuesta con fuerza por el arte audiovisual contemporaneo

10 Ene 2019 Arte y comunidad, Artistas de/en Madrid
  • Bajo el título ‘Profundidad de campo’ Matadero propone un programa expositivo estable y continuo en este ámbito para la ciudad de Madrid.
  • Destinado a la producción, muestra y estudio de la práctica audiovisual contemporánea, ocupará la antigua cámara frigorífica de Matadero, que anteriormente acogía “Abierto x Obras”.
  • Comisariado por Ana Ara, ‘Profundidad de Campo’ se estructura en ciclos temáticos. El primero de ellos abordará el tema de la violencia con el acercamiento a la obra de Meiro Koizumi, a partir del 17 de enero, y María Ruido, a partir del 14 de marzo.
  • Cada uno de los artistas del programa mantendrá un encuentro con el público en Cineteca Madrid para presentar en primera persona sus trabajos, la cita con Koizumi será el 31 de enero.
  • También en colaboración con Cineteca, ‘Profundidad de campo’ se complementa con un ciclo de cine comisariado por los propios artistas en el que se proyectarán los títulos de otros autores que les hayan inspirado.

Matadero Madrid presenta, a partir del jueves 17 de enero, un nuevo proyecto expositivo titulado ‘Profundidad de campo’. Este programa internacional tiene como objetivo ofrecer una visión en profundidad del trabajo de artistas que desarrollan su obra en formato vídeo, dialogan con el cine o proponen instalaciones con imágenes en movimiento. Mediante la presentación de las obras de estos creadores, tanto de trayectoria reconocida como emergente, el programa pretende contribuir a generar un espacio continuo para el diálogo que contribuya a un mejor entendimiento del medio audiovisual. Así, mostrará el último trabajo de cada uno de los artistas junto con una selección de trabajos representativos de su trayectoria.

La programación de ‘Profundidad de campo’, comisariada por Ana Ara, se estructura en diferentes ciclos temáticos. El primero de ellos abordará el tema de la violencia con la muestra y el acercamiento a la obra de Meiro Koizumi (Gunma, Japón, 1976) y María Ruido (Xinzo de Limia, Ourense). La producción artística de ambos autores indaga, desde diferentes ángulos y lenguajes artísticos, la violencia entendida como la fuerza que impregna tanto el ámbito íntimo de los cuerpos como el público de la historia. La obra de Meiro Koizumi se mostrará desde el 17 de enero al 10 de marzo y la de María Ruido, entre el 14 de marzo y el 5 de mayo.

‘Profundidad de campo’ ocupará la antigua cámara frigorífica de Matadero Madrid, sede, anteriormente, del programa ‘Abierto x Obras’. Con este nuevo programa el centro refuerza la programación del proyecto artístico de la directora artística Rosa Ferré basado en una profunda transformación de los programas y espacios de Matadero a través de un programa integral que se construye gracias a la diversidad de las instituciones que componen el centro y nuevas y ambiciosas líneas de trabajo transversal en conexión con redes internacionales.

En esa dirección, y de la mano de Cineteca Madrid, ‘Profundidad de campo’ se complementará con un ciclo de cine. A modo de ‘carta blanca’ los artistas de cada ciclo del programa serán los encargados de comisariar un programa de proyecciones de aquellos títulos que les hayan inspirado en el desarrollo de su producción artística.

Profundidad de campo. Meiro Koizumi

Desde el 17 de enero al 10 de marzo de 2019 ‘Profundidad de campo’ presentará la obra del artista japonés Meiro Koizumi, que examina en sus trabajos temas fundamentales en la configuración de la sociedad contemporánea como las dinámicas de poder, el conflicto entre deber y deseo o los límites entre lo público y lo privado. Koizumi recrea en sus obras situaciones de extrema tensión en las que en muchas ocasiones conviven lo cómico y lo cruel. Tomando su país natal como caso de estudio para abordar temas universales, varias de sus obras pueden ser entendidas como un comentario sobre cómo los traumas del pasado histórico afectan la construcción política del presente.

El jueves 31 de enero a las 19.30h se celebrará un encuentro público con Meiro Koizumi en Cineteca Madrid para conocer en primera persona el trabajo del artista.

La obra central de la exposición es Campos de batalla (2018), el último trabajo del autor, en el que presenta a siete veteranos de la guerra de Irán y Afganistán quienes relatan en primera persona sus experiencias dolorosas durante estos conflictos militares, mientras graban paisajes y escenas banales de su vida cotidiana.

Los efectos de la guerra y la idea del conflicto, personificada en la figura del soldado, son los dos ejes temáticos de la selección de obras de la exposición y dos de los temas principales que este artista ha abordado en otros de sus trabajos que se mostrarán en Matadero como Retrato de un joven samurái (2009), en el que un actor vestido con el uniforme de piloto de la segunda guerra mundial es obligado a expresar repetidamente y cada vez con más intensidad el “espíritu del samurái” mientras escenifica con patetismo la despedida de sus padres antes de llevar a cabo una misión suicida.

En los trabajos Donde el silencio falla (Doble proyección #1) (2013) y Palabras capturadas (2015), Koizumi recurre a los testimonios directos de dos personas que vivieron, en dos momentos de sus vidas muy diferentes, la experiencia de la guerra en Japón. Por su parte, en su obra temprana Mamá (2003), muestra una conversación telefónica anodina entre el artista y su madre que vira repentinamente y de forma absurda de la armonía a la agresividad cuando el autor confiesa que está “en una guerra”.

Cineteca Madrid ofrecerá entre el 8 y el 31 de enero, un ciclo de películas seleccionadas por Koizumi en el que se encuentran títulos como el documental Restrepo, de Tim Hetherington y Sebastian Junger (EE.UU., 2010, 69 min.); Cuentos de Tokyo, de Yasujiro Ozu (Japón, 1953, 139 min.); Rikugun (The Army), de Keisuke Kinoshita (Japón, 1944, 87 min.); y La delgada línea roja de Terrence Malick (EE.UU., 1998, 163 min.).

Sobre el artista Meiro Koizumi (Gunma, Japón, 1976) vive y trabaja en Yokohama. Ha estudiado en la International Christian University de Tokio (1996-1999), el Chelsea College of Art and Design de Londres (1999-2002) y la Rijksakademie van Beeldend Kunsten de Ámsterdam (2005-2006). Entre sus exposiciones individuales destacan las celebradas en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de México (2015), el MoMA de Nueva York (2013), el Art Space de Sídney (2011) y el Mori Art Museum de Tokio (2009). Koizumi ha presentado su obra en las bienales de Shanghai (2018), Montreal (2016), la de Escultura de Shenzhen (2014), de Liverpool (2010) y la Trienal de Aichi (2010) y ha participado en otras muestras colectivas en Museo Nacional de Osaka (2018), la Tate Modern (2007 y 2013) y el Barbican Centre (2002) de Londres.

No Comments

Post A Comment