La realidad está en desintegración, conservar cualquier vínculo requiere un esfuerzo prácticamente sobrehumano, y lo colectivo y lo común son conceptos difícilmente realizables.  El activista e investigador independiente argentino Franco Ingrassia lleva algunos años reflexionando sobre estas y otras sensaciones relacionadas con la dispersión. Ahora, hasta el 18 de diciembre, participa como residente en el proyecto El Ranchito de Matadero Madrid, donde desarrollará una labor de reflexión en torno al desafío que supone tejer vínculos, dar la palabra y acompañar procesos de pensamiento.

Ingrassia es el primer invitado a las residencias de pensamiento de El Ranchito, desde donde se tantean experimentalmente unas condiciones más propicias para el pensamiento en la actualidad. De forma paralela, en su visita a Madrid, desarrollará los talleres Pensar en la dispersión -3, 4, 10, 11, 13 y 17 de diciembre en la Tabacalera de Lavapiés-, en los que participarán diferentes agentes que lidian día a día con la dispersión: Amador Fernández-Savater, Margarita Padilla, Medialab-Prado o el colectivo Cine Sin Autor.

Todos los talleres son abiertos y gratuitos. Para más información, pincha aquí.

No hay comentarios

Manda un comentario