Profundidad de campo inaugura una nueva exposición con el trabajo de la artista bilbaína Laida Lertxundi

25 Oct 2019 Sin categoría

El programa «Profundidad de campo», destinado a la producción, muestra y estudio de la práctica audiovisual contemporánea, inaugura el próximo viernes 25 de octubre una nueva muestra con el trabajo de la artista y cineasta Laida Lertxundi (Bilbao, 1981). Con gran trayectoria internacional pero tímidamente presentada en los circuitos españoles, las películas de Lertxundi combinan el rigor conceptual con el placer sensorial, para sugerir exploraciones seductoras y auto-reflexivas de los entornos en los que trabaja. En sus obras, recurre a la película de 16mm, el uso de la fotografía, la música e imágenes en movimiento generadas por el azar.

Afincada en Estados Unidos, su trabajo evidencia la imposibilidad de capturar la inmovilidad de los paisajes de California, un lugar icónico para la industria del cine y escenario principal de sus obras. Desde sus inicios, estos espacios naturales se convirtieron en protagonistas esenciales de las tramas y en receptores de la vida emocionalmente intensa que en ellos recrea.

El interés por su modo de filmar radica en el deseo de explorar y deconstruir varios pares aparentemente contradictorios: documentación versus ficción, acción versus contemplación y forma versus función. En cada plano, la emoción desborda la forma. Cada sucesión de imágenes se ve motivada por la sensualidad que comunica y la relación afectiva con lo representado. Todo ello siempre bajo la subjetividad de una praxis marcadamente feminista. La artista genera así cartografías emocionales que envuelven a las obras en un aura de misterio, sofisticación y un profundo sentimiento de nostalgia de un tiempo ya pasado.

En sus películas, Lertxundi decide trabajar siempre con actores no profesionales y recurre a amigos o a personas que acaba de conocer que no suelen dominar el idioma que interpretan. De ellos le interesa captar la mayor expresividad de sus cuerpos inexpertos y una gestualidad más descontrolada en el momento de actuar.

Sus cortometrajes desobedecen cualquier norma de coherencia narrativa. Son historias que, como viñetas, hacen referencia a un evento al que no se vuelve. Para ella, lo importante es el propio proceso fílmico y la capacidad del sonido –en concreto, de la música– para alterar la experiencia artística y condicionar la interpretación de las imágenes en la narrativa cinematográfica. Entorno a esta capacidad transformadora de la música se articulan las tres obras que se presentan en esta exposición: Autoficción (2019), Words, Planets (2018) y 025 Sunset Red (2016).

Autoficción, proyectada en el espacio central de la Nave 0, establece un juego entre dos géneros cinematográficos en tensión: el cine directo y el cine de ficción, bebiendo al mismo tiempo del estilo de la cineasta Agnès Varda y de novelistas interesadas en el género autobiográfico como Mery McCarthy, Chris Kraus y Rachel Cusk. Paradójicamente, esta es su obra más impersonal, en la que la principal protagonista es la ciudad de Los Ángeles, agente activo y pasivo por la que discurren sus habitantes, que se muestran en situaciones en las que la palabra se sitúa como la herramienta política imprescindible para poder vivir en sociedad. En cada escena, la música es la encargada de pautar la coreografía para traspasar el espacio fílmico y dirigirse con intensidad al espectador.

Con este trabajo, co-producido por Matadero Madrid y Cineteca, el programa «Profundidad de campo» inicia su apoyo a la producción de obra. La película será proyectada por primera vez en esta exposición.

Words, Planets (2018), grabada en La Habana y varias localizaciones de California, parte de los seis principios para la composición definidos por el pintor chino del siglo XVIII Shitao, que fueron recogidos en el ensayo For a Shamanic cinema (Por un cine chamánico) del cineasta y teórico chileno Raúl Ruiz. En este ensayo, se propone una serie de ejercicios que experimentan con el espacio de la ficción en el cine. «Llamar la atención sobre una escena que emerge de un fondo estático» y «agregar dinamismo dispersado a la inmovilidad» son dos de los ejercicios sugeridos que formalizan esta obra, en torno a la idea de desdoblamiento físico y sensorial. Este concepto de desdoblamiento, motivado por la experiencia de su propia maternidad y la duplicidad de su psique, queda apoyado por la introducción de los textos del psiquiatra escocés Ronald David Laing y fragmentos de la novela Yo veo/Tú significas de la crítica de arte Lucy Lippard.

Estas referencias autobiográficas son todavía más directas en una obra anterior, 025 Sunset Red (2016), cuyo título toma el nombre de un tipo de filtro que usa en sus películas. Supone una «autobiografía abstracta» que ahonda en el terreno de la investigación personal al analizar el lugar que ocupa la política en la vida de la artista. Para ello, revisitó su archivo fotográfico familiar y, en particular, las fotografías de la participación de su padre en los partidos comunistas vasco y español durante la década de 1970. Mediante el uso de su sangre menstrual, simboliza el proceso doloroso que significó ese momento histórico y la incomodidad de hablar autobiográficamente, de desnudarse explícitamente, ante un mundo marcadamente patriarcal.

Punk Formalism: ciclo de proyecciones en Cineteca Madrid

Como extensión a su exposición en la Nave 0, Cineteca Madrid invita a los artistas participantes en «Profundidad de campo» a realizar una carta blanca con una selección de sus obras junto a las de otros artistas y cineastas que han influido en ellas. Bajo el nombre de Punk Formalism, Laida Lertxundi recorre en esta selección algunos de los paisajes emocionales que resuenan en su cine, como lo hacen las canciones: lejanas, fragmentadas, emotivas. Cinco cortometrajes entre el punk, el paisajismo americano y el puro underground, que podrán verse el 26 y 27 de octubre en el Plató de Cineteca.

Sobre Laida Lertxundi

Laida Lertxundi (Bilbao, España. 1981) vive y trabaja entre Los Ángeles y el País Vasco. Tiene una licenciatura en Bellas Artes por el Bard College y un Máster en Bellas Artes por el California Institute of the Arts. Ha sido profesora en CalArts, el Art Center y la Universidad de California San Diego, y en la actualidad es coordinadora de Estudios Cinematográficos en la Elías Querejeta Zine Eskola. Sus obras se han proyectado en festivales como el de Locarno, Toronto, Rotterdam, Nueva York o Edimburgo y en museos como el MoMa de Nueva York, la Tate Modern y la Whitechapel Gallery de Londres o el Museo de Arte Moderno de Medellín. Entre sus exposiciones individuales, destacan las realizadas en LUX (Londres), Tramway (Glasgow), Tabakalera (San Sebastián), DA2 (Salamanca) y La Alhóndiga (Bilbao). http://laidalertxundi.com/

Sobre Profundidad de campo

«Profundidad de campo» tiene como objetivo ofrecer una visión en profundidad del trabajo de artistas que desarrollan su obra en formato vídeo, dialogan con el cine o proponen instalaciones con imágenes en movimiento. Con este programa internacional, que presenta obras de creadores tanto de reconocida trayectoria como emergentes, Matadero Madrid apuesta con fuerza por el arte audiovisual contemporáneo generando un espacio estable para el mejor entendimiento del medio audiovisual en Madrid. «Profundidad de campo» se estructura en ciclos temáticos. Tras un primer ciclo dedicado al tema de la violencia a través de la obra de Meiro Koizumi y María Ruido, y un segundo ciclo dedicado a la etnografía con la muestra de la obra de Carlos Casas y Ana Vaz, esta tercera temporada del programa «Profundidad de campo» aborda la capacidad de la música para alterar la experiencia visual con el acercamiento a la práctica artística de Laida Lertxundi (25 de octubre–15 de diciembre) y Manon de Boer (18 de diciembre–16 de febrero, 2020). Dos artistas que combinan en sus trabajos el rigor conceptual con el placer sensorial. El programa expositivo de «Profundidad de campo» ocupa la Nave 0, la antigua cámara frigorífica de Matadero Madrid y se complementa con un ciclo de cine comisariado por los propios artistas de la mano de Cineteca Madrid.

Inauguración: 25 de octubre, a las 19 h.
Exposición: del 25 de octubre al 15 de diciembre, 2019. Martes a domingo y festivos de 11 a 20 h. Entrada libre.
Nave 0. Matadero Madrid
No Comments

Post A Comment