YEMA: EXPOSICIÓN COLECTIVA DE LOS ARTISTAS RESIDENTES EN EL RANCHITO LISBOA

07 Mar 2018 Centro de Residencias Artísticas, El Ranchito. Programa de residencias internacionales Matadero Madrid - AECID
El Ranchito Lisboa: YEMA

Seis semanas de residencia, de intercambio de experiencias y trabajo y esfuerzo compartido pero también de visitas de agentes, comisarios y críticos. Cuatro artistas, dos portugueses —Pedro Henriques, Ana Manso— y dos españoles —Rubén M. Riera, Cristina Mejías—. Una muestra conjunta que se inaugura el 23 de febrero en el Centro de Residencias Artísticas y permanece hasta el 1 de abril. Eso es YEMA, el nombre elegido por los propios creadores para la exposición que nos permite ver el resultado del proceso del programa de residencias El Ranchito Lisboa, y que convierte a Matadero Madrid en un foco de interés en la semana de ARCO Madrid 2018 fuera del recinto ferial.

En esta edición, el intercambio de Matadero Madrid ha sido con Galerias Municipais – EGEAC y Zé Dos Bois de Lisboa (Portugal) y, además de los creadores participantes, ha contado con la colaboración de las comisarias Margarida Mendes (Portugal) y Virginia Torrente (España).

“El jueves 4 de enero iba paseando junto a una compañera. Me paro y le indico un detalle en el paisaje que me resulta ambiguo por su lejanía. Acto seguido, mediante un deslizamiento de la mano sobre el vacío, trato de extender los dedos con la voluntad de ampliarlo y así poder concretar. Ante el fallo, me río y continúo andando. El 23 de febrero estas palabras estarán impresas sobre papel”. Este testimonio de Rubén M. Riera retrata bien el proceso de inspiración y trabajo de El Ranchito. Rubén es un artista valenciano que combina diferentes medios (pintura, vídeo, instalación y acciones) y actualmente investiga en torno a las formas de lenguaje a través internet y la alteración que ha supuesto en la relaciones del individuo con el exterior.

La lisboeta Ana Manso trabaja en la exploración de formas a partir de pintura y experimentos con la superficie pictórica y obtiene así obras que son el resultado de un proceso de capas que se acumulan y superponen, cuya yuxtaposición sugiere una lectura revisada del medio como tal.

Cristina Mejías, nacida en Jerez de la Frontera y residente en Madrid, dice trabajar sobre la experiencia narrativa en procesos de investigación largos en los que explora las posibilidades de contar una historia. “Nos hemos acostumbrado —explica en su presentación— a preconcebir el mundo académico como legítimo contenedor y difusor de conocimiento. Pero aquí no nos vale con secar una hoja y tenerla guardada en un herbario; porque a la planta viva la muerde el aire, y es importante que eso pase. Establecer conexiones entre la imagen plana y el objeto lleno es sobre todo eléctrico, algo así como meter la mano en un espejo”.

El portugués Pedro Henriques, por su parte, utiliza herramientas que van desde madera impresa hasta acrílico cortado con láser y objetos comprados o recolectados y posteriormente intervenidos. Su trabajo fluctúa entre la imagen y la creación de objetos, ocupando con frecuencia un espacio de 2.5 dimensiones, y con una naturaleza perceptiva ambigua e indefinida.

Estos son los artistas cuyas obras podemos ver a partir del 23 de febrero en la edición especial Lisboa de El Ranchito, pero, además, a través de un acuerdo entre el Centro de residencias artísticas y la galería Zé Dos Bois de Lisboa, se ha iniciado un programa de intercambio en el que ambas instituciones acogerán en residencia a músicos y creadores sonoros del país vecino. Los músicos invitados en 2018 son el portugués Gabriel Ferrandini, que disfrutará de una estancia en el Centro de residencias artísticas, y JASSS que desarrollará su proyecto en la galería Zé Dos Bois de Lisboa. Todo ello a partir del 26 de febrero.

> Descarga aquí la publicación de El Ranchito Lisboa

No hay comentarios

Manda un comentario